La cirugía para bajar de peso podría revertir la diabetes

Dos nuevos estudios están arrojando luz sobre cuán cierto es que la cirugía para bajar de peso puede ayudar a los pacientes a perder peso e incluso potencialmente revertir la diabetes. 
El primer estudio mostró que la gran mayoría de los pacientes obesos con diabetes que se sometieron a operaciones de bypass y gastrectomía de manga gástrica experimentaron una notable mejora en el control de la diabetes y los síntomas dentro de los tres años siguientes a la cirugía. Los investigadores compararon el control del azúcar en sangre en 150 pacientes que fueron asignados al azar a procedimientos quirúrgicos o al manejo con medicamentos por sí solos.

Después de tres años, más del 90% de los pacientes quirúrgicos ya no tenía que tomar insulina para controlar su diabetes. Además, más de un tercio de los pacientes que se habían sometido a la cirugía de bypass gástrico y una quinta parte de las personas que recibieron una gastrectomía de manga fueron capaces de detener todos los medicamentos para reducir el azúcar en la sangre, revirtiendo su diabetes. Durante el mismo período, sólo el 5% de los pacientes del grupo médico fueron capaces de lograr un control ideal de azúcar en la sangre.
Por lo general, para calificar para la cirugía bariátrica, la gente tendrían que no haber podido perder peso a través de dieta y ejercicio y tener un IMC de 40 o superior, o un IMC entre 35 y 40 años y una enfermedad concomitante grave, como la diabetes tipo 2. Las personas con diabetes severa e incontrolables puede ser capaz de obtener la cirugía en un IMC aún más bajos.

Si bien los médicos han pensado durante mucho tiempo que las cirugías para bajar de peso trabajaron principalmente mediante la reducción del tamaño del estómago, un segundo estudio muestra ahora que estos procedimientos tienen otros efectos de pérdida de peso no reconocidos previamente. Una nueva investigación animal que también fue publicado este mes mostró que las gastrectomías manga verticales provocan una cadena de cascadas de señalización en el sistema digestivo que se ponen a regular la función metabólica, aumenta la metabolización de grasa y ayuda a regular el apetito. Además, estos cambios también pueden promover el crecimiento de bacterias intestinales sanas e interfieren con las bacterias malas que pueden llevar al aumento de peso y problemas metabólicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario