¿Qué es y como tratar el acufeno?

Sentir un sonido constante en el oído puede llegar a ser perturbador. Por eso, lejos de ser un problema sin importancia, el zumbido crónico es un problema grave y bastante frecuente. La tinnitus, también llamado acufeno, consiste generalmente en zumbidos graves o agudos, que no proceden de ninguna fuente externa y que se perciben en forma de pitido, siseo, estruendo o incluso pueden sonar como el canto de un grillo. Afectan especialmente a adultos mayores, aunque pueden aparecer a cualquier edad y en personas con una audición normal.
Suele estar relacionado a factores tales como traumatismos, contracturas cervicales, estrés, edad, problemas circulatorios, tumores o incluso a enfermedades propias del oído. También puede ser producto de exposición a ruidos intensos, como maquinarias o música a volumen muy elevado. De hecho, recientemente se supo que los hermanos Liam y Noel Gallager (ex miembros de la banda Oasis) sufren de tinnitus, que en latín quiere decir "reteñir o sonar como una campana".
Existen dos tipos de acufenos. El primero puede ser producto de una patología en el oído, mientras que el segundo es el tipo ideopático, del cual se desconoce su causa. Es decir, el oído está sano, el paciente oye bien pero de repente se le desencadena un zumbido. Por lo general, suele ser permanente, aunque puede aparecer de forma temporal tras el ruido, por ejemplo, de una explosión.






A los especialistas muchas veces les cuesta diagnosticarlo. Por eso es necesaria una exhaustiva evaluación médica y la realización de una serie de estudios radiológicos y audiométricos. En el Hospital de Clínicas de Buenos Aires, por ejemplo, existe una sección especial que realiza este tipo de pruebas. No obstante, también pueden practicarse en clínicas privadas y nosocomios públicos.
Afortunadamente, para la mayoría de las personas el acufeno no es más que una molestia. Sin embargo, en su forma severa, pueden volverse crónico y el paciente debe aprender a convivir con el acufeno toda su vida, lo que puede provocar, entre otras cosas, pérdida de concentración y problemas de sueño.



El tratamiento es eficaz en pocas ocasiones, y muchas veces se basa en la administración de medicación vasodilatadora o sedantes.

No obstante, hay que tener en cuenta que tener acufeno o tinnitus no necesariamente implica que uno se va a quedar sordo. Se puede padecer el problema y no perder audición y se puede perder audición y no tener tinnitus, aunque muy a menudo los dos coexisten.
Hay ciertos factores que pueden empeorar el acufeno, como los ruidos fuertes, el uso excesivo de alcohol, la cafeína, el cigarrillo, la aspirina, la quinina, algunos antibióticos y cientos de otras drogas. Sin ir más lejos, se estima que más de 200 fármacos recetados y no recetados tienen al acufeno o tinnitus como posible efecto secundario.
Por eso, es sumamente importante acudir al otorrinolaringólogo, quien evaluará el grado de severidad del problema y determinará qué tratamiento seguir.

Mas datos

Según la Asociación Americana de Tinnitus, se estima que sólo en Estados Unidos hay 50 millones de adultos que presentan algún grado de este tipo de afección, de los cuales 1,6 millones tienen una severidad suficientemente grave para buscar ayuda médica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario