COMO HAGO QUE MIS NIÑOS COMAN FRUTAS Y VERDURAS



De acuerdo con las recomendaciones más recientes de nutrición del USDA, la mitad de su plato debe estar compuesto por frutas y verduras. Sin embargo, muy pocas personas están recibiendo sus raciones necesarias sobre una base diaria. Esto puede ser especialmente cierto para los niños. Si no se compra ni utiliza las frutas y verduras frescas, puede ser un verdadero reto para ponerlos en el menú. Sin embargo, siguiendo algunas pautas simples, usted  y sus hijos pueden comenzar en el camino hacia una mejor salud.



Haga que se involucren
Para lograr que los niños se interesen ​​en las frutas y verduras, permítales  elegir una fruta o verdura que les atraiga. Esto hace que se sientan implicados y aumenta enormemente la posibilidad de que  pruebe el nuevo alimento.
Dar el ejemplo
Si los adultos están cenando sólo la carne y las patatas, es poco probable que los niños  coman las zanahorias al vapor. Si los padres están tomando porciones de las zanahorias, habrá mas posibilidades de que también los niños lo hagan.
Busque  la variedad
Con frutas y verduras coloridas, mejor será el surtido de vitaminas. Pruebe diferentes tipos de lechuga, o fresas en lugar de peras o un mango. Usted consigue la idea. Una ventaja añadida es que a mas variedad es menos probable que la familia se canse de comer los mismos alimentos, una y otra vez.



Mezclar
 las setas cortadas  puede ir en los espaguetis, las zanahorias o guisantes cocidos pueden ser triturados en la sopa. Las posibilidades son infinitas. Esta estrategia puede ser especialmente útil cuando se trata de conseguir que los niños melindrosos obtengan sus porciones recomendadas.
Trate de firmeza y tener un buen aspecto
Para las frutas como las uvas, hacer una sencilla  "prueba de compresión". ¿Son firmes? Si es así, gire la bolsa y mire a los que están en la parte inferior. ¿Son firmes? Otras frutas, como duraznos, necesitan tener un poco de suavidad.  Si se vuelven marrones, marchitos, o parece demasiado suave o demasiados duros  no le conviene comprarlos. Busque siempre los más frescos.
Echa un vistazo a puestos de frutas locales  de agricultores
No sólo está el apoyo a los productores locales, también conseguirá productos más fresco, ya que e a menudo  vienen directamente de los campos o huertos. Los productores locales también proporcionan productos de  temporada. Puede ser sorprendente la cantidad de diferentes frutas y vegetales que tienen un  mejor sabor cuando están en temporada en lugar de en camiones procedentes de países lejanos.
Pregunte a los expertos
Si usted tiene preguntas acerca de cómo elegir una fruta madura o vegetales, pida ayuda  en la tienda de comestibles, en el supermercado o al empleado de la tienda de frutas. Casi siempre están contentos de ofrecer consejos y saldrán de allí con el conocimiento para futuras compras.
Sírvalas como  aperitivos
En lugar de patatas fritas, ofrezca a sus hijos una  frambuesa. En lugar de postres, sírvales  una naranja. Esta es una excelente manera de hacer que los niños coman en su  merienda algunos alimentos más saludables.
Que sea apetecible
Trate de servir  las frutas y verduras cortaditas en pequeños recipientes colocados a la vista de sus hijos. La curiosidad a menudo le pedirá a probar un poco. tome  nota de su frutas y verduras favorita, usted tendrá una idea de qué comprar en su próxima salida de compras.
Conozca sus tamaños de las porciones
La Internet puede ofrecer una gran cantidad de información acerca de lo que es una porción de frutas y verduras.  Usted puede ser agradablemente sorprendido al saber que ya tiene más de una porción de frutas o vegetales en su plato.
Tenga cuidado con los peligros de asfixia
Las uvas y las manzanas pueden ser un peligro de asfixia para los más pequeños al igual que las verduras frescas como zanahorias y el apio.  Cuando dude de algún vegetal , cocínelo  al vapor hasta que estén blandos y de sabor agradable. Esto ayudará a que los niños se acostumbren al sabor de las verduras a una edad temprana sin estar en peligro.
Del mismo modo, las frutas como las ciruelas y los albaricoques tienen semillas que pueden suponer un peligro de asfixia. Si no está seguro de si algo tiene semillas pequeñas, pruébelas primero. De esta manera usted sabrá si usted necesita eliminar las semillas antes de dárselos a sus hijos.
El pediatra es un gran recurso para las recomendaciones en cuanto a cuándo y cómo introducir los  alimentos  en la dieta de sus hijos.
No te rindas
Tal vez toda la familia trató de comer brócoli  y a nadie le gustaba. O las habas se han convertido en el alimento odiado. Eso está bien. Ahora usted sabe lo que no debe comprar. Sigue intentando cosas nuevas. Con el tiempo, habrá algunos favoritos de la familia que todo el mundo le encantará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario