BAÑO GENITAL COMO SE HACE Y PARA QUE

BAÑO GENITAL

Este sencillo y eficacisimo baño, ideado por Kuhne, compone la digestión, regularizándose, la cual se asegura el restablecimiento integral de la salud de todo enfermo, cualquiera que sea el nombre o manifestación de su dolencia. El éxito de esta aplicación se explica porque ella excita la mayor actividad de los intestinos y riñones sin causar en ello fatiga alguna. Al mismo tiempo con este baño se refresca de modo inmediato el interior del cuerpo, en todo enfermo siempre consumido, en grado variable, por el fuego de la fiebre en su estomago e intestinos.

En este baño solo se refresca la pequeña parte del cuerpo correspondiente a los órganos genitales externos, de aquí que el enfermo no siente frió con el agua fresca, sino agradable tibieza en su piel y extremidades de su cuerpo, debido a la descongestion de sus entrañas, de donde se desaloja la 
plétora sanguínea, en grado variable común a todo enfermo, es decir, su fiebre interna destructiva.



La mujer en este baño debe estar sentada en seco, de manera que su cuerpo no toque el agua. Sentada en los bordes del bidé con agua corriente o en una tabla sobre un deposito de agua fría que contenga 20 a 30 litros, se lava suavemente las partes genitales externas, empapando en el liquido un paño grueso. Hay que cuidar de lavarse solamente el exterior y no el interior; no hay que frotarse con violencia sino suavemente, con agua abundante. Si llegara a mojarse algo mas esto no tiene consecuencias. Estos baños se suspenden tres o cuatro días durante el menstruo. Si se presenta flujos vaginales, erupciones o llagas son favorables manifestaciones de defensa orgánica.



Cuanto mas fría este el agua en estos baños, mas eficaces son. Sin embargo, su temperatura debe permitir que las manos puedan sufrirla cómodamente.

El hombre para estos baños emplea también el bidé con agua corriente o un deposito con la misma cantidad de liquido que la mujer. El cuerpo debe quedar seco, sentado en una tabla que el agua puede mojar por su cara inferior, quedando seca la superficie que sirve de asiento. En esta posición debe lavar suavemente bajo el agua el borde extremo o punta del prepucio. Para esto es necesario que el bálano o parte extrema del miembro viril, quede cubierto con la piel del prepucio. Valiéndose de dos dedos de la mano izquierda, este se mantiene estirado a la punta del miembro, lavándose con suavidad y bajo el agua, con un paño de cáñamo o de hilo, la punta extrema o borde del prepucio que cubre el bálano o cabeza del miembro. Es preciso que buena parte de este se halle sumergido en el agua.
Este baño debe durar 20 a 60 minutos en adultos hombre o mujer, según sea las necesidades o gravedad de su caso.
Cuando la inflamación o fiebre interna es muy acentuada, con frecuencia desde el primer baño, baja rápidamente dicha inflamación, presentándose esta en la parte donde se hace la fricción o en sus inmediaciones, lo que debe estimularnos a proseguir con los baños.
La elección de las partes genitales externas para actuar en ellas con agua fría es de doble beneficio para el enfermo, cualquiera sea el nombre o manifestación de su dolencia. En primer lugar se refresca el interior del cuerpo, combatiendo el excesivo calor, fiebre destructiva, característica de la alteración de la salud. Con el refrescamiento interno se produce simultáneamente calentamiento de la piel y extremidades del cuerpo, venciéndose el frió que caracteriza el estado del enfermo crónico. De aquí que la acción del baño genital se dirige a equilibrar las temperaturas alteradas en el cuerpo humano por crónicos desarreglos digestivos que siempre originan y mantienen toda dolencia, sin distinción de nombre o manifestación. Refrescando las entrañas se desaloja del interior del cuerpo la plétora sanguínea, permitiendo a la sangre su normal circulación en la piel y extremidades, es decir, se restablece para su normalidad funcional, que es salud integral. Este refrescamiento del tubo digestivo detiene la fermentación malsana de su contenido o impide dicha anormalidad.

Ademas de esta acción térmica, los baños genitales fortifican los nervios, activando así la fuerza vital del cuerpo entero y, por tanto, sus defensas naturales. Es en el prepucio del hombre y en los grandes labios del  órgano genital externo de la mujer, donde se encuentran las terminaciones nerviosas de todo el organismo humano, especialmente de los nervios de la médula espinal y del nervio simpático, los que por su conexión con el cerebro da lugar a que se influya sobre todo el sistema nervioso, que es como el dueño de casa en el organismo, que dirige todas las funciones que constituyen la vida del cuerpo.

El momento mas apropiado para este baño es en ayunas en las mañanas o una hora antes de la comida, dejando transcurrir a lo menos 20 minutos para ocupar el estomago, sino se puede en este horario aplicarlo después de 3 horas de haber comido.
La frecuencia para tomarlo variara de una a tres veces al día. Los pies siempre debe estar calientes durante esta aplicación.

Ante cualquier duda o consultas que tengas acerca de estos tratamientos, siempre es bueno que consultes a tu medico.

Recuerde que este tratamiento y todos los tratamientos naturales debe ir acompañado de una buena alimentación y en lo posible de ejercicios de cualquier tipo.

FUENTE DE INFORMACIÓN: " LA MEDICINA NATURAL AL ALCANCE DE TODOS"

No hay comentarios:

Publicar un comentario