TAI CHI COMO TERAPIA ALTERNATIVA



El Tai Chi Chuan es un arte marcial inventado en China hace unos 1.500 años cuya traducción podría interpretarse como el arte marcial supremo. No tiene una traducción literal exacta debido a la gran variedad de dialectos existentes en China e inclusive en varias regiones decir tai chi chuan suena totalmente a desconocido. Sin embargo, este arte marcial existe en China desde hace muchísimos años con diferentes formas de movimientos y nombres, dirigidos tanto a la defensa personal como a la salud. Durante el periodo Líang (502-577) el líder militar Oleng Xíng-Xí enseñaba a sus soldados el Tai Chi Chuan para aplicarlo al combate y a la salud. Cheng aportó uno de los primeros escritos dando cuenta de estos éxitos. Se tienen referencias que estas formas de movimientos existían antes de Cheng, pero históricamente no existen evidencias. Durante la dinastía Tang (6/8907), Xu Xín escribió sobre el Tai Chi Kung aprendiéndolo de Yu Huan-Zí. Se conoce su estilo como la forma 37 por el número de movimientos que posee. Este estilo no tenía ni principio ni fin se podía empezar por cualquiera de los 37 movimientos. Los movimientos similares a los de Cheng se encontraban inspirados sobre los cinco elementos chinos: fuego, aire, agua y tierra.

Efectos de practicar Tai Chi

Es apto para todas las edades y para aquellos que gozan y que no gozan de una perfecta salud -Contribuye al equilibrio tanto físico como mental y espiritual 
-Aumenta la concentración, memoria, fortaleza, flexibilidad, movilidad y coordinación. 
-Mejora la respiración para todos los casos de denciencia, siendo ayuda para los casos de fumadores, asma o tuberculosis. 
-Proporciona gracia, belleza y fortaleza a todo el cuerpo ayudándolo a soportar mas fácilmente las labores cotidianas. 
-Libera de dolores crónicos, siendo ayuda muy importante para los casos de hipertensión, arteriosclerosis, trastornos digestivos, neurastenia y problemas cardiovasculares. -Mejora enormemente la postura proporcionando alivio inmediato a dolores de columna vertebral y presión sobre toda el área por delante de las vértebras cervicales y facilita la curación de todos los males ocasionados en esta zona. 
-Utilizado con el manejo de la energía interna o Chi, pennite reciclar la energía vital protegiendo contra todas las enfermedades o haciendo que la recuperación sea pronta.
 -Da una ocupación sana a personas de la tercera edad o a aquellas que tengan una vida sedentada. 
-Permite disciplinar nuestras vidas.
  • El Movimiento



  • Mente y concentración. El Tai Chi nunca debe practicarse, según maestros chinos, de manera automática, como si recitáramos el alfabeto mientras pensamos en cualquier otra cosa. Se trata de una composición muy compleja de diferentes ejercicios. La actividad pasa de una a otra parte del cuerpo sin que ninguna zona realice un esfuerzo excesivo y la mente esté completamente activa.

    Suavidad y ligereza. En el Tai Chi, los movimientos son suaves, continuos, ligeros y fluidos; da la sensación de que no hace falta ningún esfuerzo para realizarlos. Sin embargo, para poder practicarlos, el cuerpo debe estar firme, estable y fuerte. La mente tiene que encontrarse alerta y activa. Los movimientos del Tai Chi son circulares, formando arcos y espirales. Según los maestros del Tai Chi, moverse en círculos contribuye a conservar la energía, crea seguridad y relaja los nervios.

    Fuerza y movimiento. Durante el proceso de ejercicio, los músculos nunca llegan a tensarse al máximo. La cantidad de esfuerzo y tensión utilizados depende completamente de lo que requiera la posición o el movimiento mismo. Los músculos se compartan de una manera natural. La fuerza nunca se añade al movimiento, se aplica tanta fuerza como sea necesaria para realizar el movimiento.

    Equilibrio. El equilibrio es un elemento esencial en la práctica del Tai Chi. A través del control de cada movimiento, los músculos y las articulaciones se refuerzan. Un equilibrio corporal produce de manera natural una postura correcta y aligera los movimientos. El equilibrio físico también contribuye a la estabilidad mental y emocional.

    Fluidez. El Tai Chi es continuo y fluido. Cada movimiento, cada unidad de ejercicio, está encadenado al siguiente sin una pausa visible. La calma y la ligereza se manifiestan en esa fluidez. La resistencia aumenta a medida que se desarrolla la capacidad de mantener esa continuidad.

    Lentitud. Se trata de un ejercicio lento. La respiración debe ser natural. La lentitud ayuda a desarrollar la paciencia y la fuerza. Pero esto no quiere decir que el Tai Chi no tenga cambios ni sea dinámico. Los cambios delicados en la fuerza, la quietud y la actividad se alternan constantemente a lo largo del ejercicio. La variación en el flujo dinámico produce flexibilidad y resistencia en quien lo practica.

    Diversidad. Las energías dispersas en el cuerpo provocan las enfermedades cuando las mismas circulan de una manera desordenada y caótica. El Tai Chi ayuda a sentir, a unificar y a guiar esas energías. La medicina tradicional china atribuye las enfermedades a un desequilibrio entre el Yin y el Yang, para remediarlo es necesario disminuir el exceso de uno y evitar la insuficiencia del otro. El ejercicio fue diseñado para generar lo que ellos creían que eran las dos energías vitales de la vida, el ying y el yang. El yin representa todas las cosas receptivas y tranquilas. El yang, todas las cosas activas y enérgicas. Las diversas formas contraponen el yin y el yang en el ejercicio del Tai Chi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario