DANZATERAPIA

Que es la Danzaterapia?


Según la danzaterapia, mente, cuerpo y alma forman una unidad psicofísica e interactúan constantemente entre sí. El movimiento y la postura influyen en el pensamiento y los sentimientos. La meta esencial de la danzaterapia es permitir la unión entre mente, cuerpo y alma. La Asociación Norteamericana de Danza Terapia (ADTA) define la danzaterapia como “el uso psicoterapéutico del movimiento para promover la integración emocional, cognitiva, física y social de un individuo”. (ADTA, 2013)
Según las intervenciones dadas por un terapeuta, la danzaterapia incrementa el nivel de percepción personal y del cuerpo, permite realizar amplios movimientos e incentiva al individuo a expresarse de manera auténtica a través de la integración de lo inconsciente. La danzaterapia se entiende como el uso psicoterapéutico de la danza y el movimiento para lograr la integración de los procesos cognitivos, corporales y emocionales del individuo. El fundamento de la danzaterapia toma en cuenta las influencias de la psicoterapia psicoanalítica.
La danza movimiento terapia es una profesión que requiere estudios de posgrado, es decir, una maestría danza movimiento terapia o bien cursos de ruta alternativa a nivel posgrado que requieren una maestría para cursarse.
Historia de la danzaterapia

La danzaterapia nació en los años 20 en Alemania. Rudolf von Lavan fue uno de sus participantes. La bailarina alemana Mary Wigman (Karoline Sofie Marie Wiegman) fue una alumna suya. Ella, en su libro El lenguaje de la danza, describe la danza moderna y su experiencia como bailarina. Asimismo, da un gran impulso para la evolución de la danzaterapia. Otras alumnas de Rudolf von Laban y Mary Wigman fueron Irmgard Batenieff, Franziska Boas, Liljan Espenak y Mary Whitehouse. Como emigrantes en los Estados Unidos continuaron con los conceptos teóricos y prácticos aprendidos de sus maestros y desarrollaron otros nuevos. A través de su trabajo con personas con necesidades especiales y trastornos mentales fueron descubriendo nuevas posibilidades terapéuticas que ofrecía la danza. Las bailarinas profesionales Trudi Schoop y Marian Chace, esta última se había formado en psicodrama con Jacob Levi Moreno, también contribuyeron. Alrededor de los años 50 probaron los efectos positivos de la danza en personas que padecían trastornos mentales de mayor intensidad. Actualmente se conoce a Franziska Boas, Marina Chace, Liljan Espenak, Mary Whitehouse y Trudi Schoop como las “Madres de la Danzaterapia”. Todas ellas crecieron en la época de la danza moderna y para ese entonces ya tenían mucha experiencia con la danza como medio de expresión artístico. Gracias a las experiencias vividas en sus estudios de danza y al contacto con terapeutas de la psicología profunda, se redescubrió la danzaterapia. Sin embargo, ninguna de ellas era psicóloga, psicoterapeuta ni enfermera.
Las áreas de la danzaterapia

Las áreas de trabajo de la danzaterapia son diversas. Las más importantes: psiquiatría, clínicas, instituciones psicosomáticas, psicoterapia, instituciones de pedagogía especial, consultorios ambulatorios de danzaterapia (como la HPG, que trata a pacientes con trastornos neuróticos y psicosomáticos), oncología, neurología, rehabilitación, instituciones para la lucha contra las adicciones, intervención en crisis a pacientes que han sufrido grandes cambios físicos (por ejemplo, tras accidentes, cáncer, etc.), terapias preventivas, terapia de pareja y terapia de familia, consejería, etc.
Diagnóstico
Analizando el movimiento, la postura corporal, los gestos, la mímica, el ritmo, la velocidad, la relación con el espacio y la forma de respiración, el terapeuta intenta conocer un poco más sobre los problemas que presenta el paciente. Para conocer aún más sobre este campo, los terapeutas trabajan con exámenes especiales para saber sobre cada uno de estos aspectos encontrados especialmente al iniciar la terapia.
Los métodos de la danzaterapia

Éstos también se emplean para realizar análisis y diagnósticos, así como para intervenciones y evaluaciones terapéuticas. Los cuatro métodos principales de la danzaterapia son la técnica de danza, la imitación, la improvisación y la creación. Éstas se relacionan unas con otras y se complementan, pues a través del trabajo realizado con la técnica de danza se aprenden una serie de movimientos conocidos y necesarios para la improvisación. Durante la creación se unen elementos procedentes de las áreas mencionadas.
La técnica de danza
En la danzaterapia no solamente se representan estilos de danza definidos, como habitualmente se cree. Los movimientos simples como los gestos, pequeños juegos de movimiento y giros sencillos, también pertenecen a la danzaterapia, así como la recreación oral de lo vivido. Los ejemplos de movimiento preestablecidos ayudan a superar la timidez. Al bailar, muchos temen no poder realizar el movimiento adecuado y agradable a la vista. En esta situación, la técnica de danza puede brindar mayor seguridad a la persona.

La técnica de danza tiene como finalidad reproducir los movimientos incorporando nuestro mundo interior, percibir mejor los sentimientos corporales, ampliar el repertorio de movimientos y prestarle más atención a la fusión entre un estado de ánimo y el movimiento. La elección del estilo de baile dependerá del estado de ánimo y la situación general del paciente, ya que los distintos estilos de baile crean diferentes estados de ánimo.
La imitación
El imitar los movimientos de otras personas permite crear los de uno mismo y con ello, desarrollar la personalidad. En un principio resulta un tanto extraña la idea de acercarse a uno mismo manifestando los sentimientos, estados de ánimo e imitando a otra persona, sin embargo al imitar a otros y comparándonos con ellos, o tal vez al rechazar o contraponiéndonos a otra persona recibimos información y alguna respuesta sobre nosotros mismos. Por ello, muchas veces puede ser terapéuticamente importante exigirle al paciente imitar movimientos específicos. Además, con la imitación, es muy importante que no sólo se esté concentrado físicamente, sino también psicológicamente. En algunos casos, si la terapeuta percibe que el paciente tiene un determinado sentimiento difícil de expresar o no sabe cómo expresarlo, entonces ella puede recurrir a la imitación. La terapeuta puede enseñarle al paciente un movimiento que concuerde con el sentimiento que quiere interpretar y con ello ayudarlo a expresarse.

La improvisación

Una característica de la improvisación es el dejarse llevar por lo imprevisto o no planificado. A través de ésta uno se deja llevar por los impulsos, realiza lo que uno desea y lo representa con el movimiento. En la improvisación no existen movimientos planeados, pues con ésta uno decide cómo utilizar el cuerpo, el espacio, el tiempo, la fuerza y el ritmo. Con la improvisación no se realiza algún movimiento para lograr un estado definido, la persona que danza puede expresar sus sentimientos, vivencias e ideas a través del movimiento.
Por lo general, el empezar con la improvisación en la terapia es difícil y causa temor al paciente, pues éste siente de repente que la libertad está en sus manos y por ello se mueve de manera insegura y no sabe qué tiene que hacer. Al improvisar se eliminan todos los comportamientos planeados, obligaciones y límites, sin embargo el paciente no se siente en ese momento “libre”. Esto permite que uno mismo reaccione, es decir, que nos demos cuenta de las restricciones y limitaciones que nos ponemos a diario.
Otra dificultad de la improvisación es el lograr desconectarse de sí mismo, es decir, desconectarse también del intelecto. Sólo realizando esto se consigue entrar en el subconsciente, lo cual es necesario para despertar los sentimientos, acontecimientos, recuerdos y movimientos emotivos que han sido olvidados, suprimidos o desplazados, para luego poder “personificarlos”.
Mientras se permanezca más tiempo desconectado, más rápido se podrá recordar lo olvidado y oculto. Algunas veces este hecho despierta sentimientos y movimientos que terminan en una catarsis. Durante la improvisación, el trabajo con el subconsciente es conveniente para pacientes que, por lo general, son funcionales, pero que aun así son invadidos por sentimientos del vacío y del absurdo. Con los pacientes que sufren de algún trastorno psicótico no se trabaja con el subconsciente, sino con un mundo externo y real para crear una estructura del yo clara.

La creación

La creación se entiende como la combinación entre la técnica de danza y la improvisación.
Con la técnica de danza se intenta representar un movimiento preciso para encontrar un sentimiento adecuado, mientras que con la improvisación, se intenta representar un sentimiento o un estado de ánimo a través de impulsos y movimientos improvisados.
Con la creación se debería encontrar un equilibrio entre ambos extremos. Aquí se combina lo aprendido durante la técnica de danza y la improvisación, es decir, aprender a controlar los propios movimientos y expresar los propios sentimientos.
Durante la creación, el paciente expresa sentimientos, estados de ánimo y emociones con movimientos controlados que van al ritmo de un estilo de música adecuado. El paciente tiene la libertad de elegir qué sentimiento desea representar. Él escoge, controla y cambia. De esta manera se genera un distanciamiento necesario para el paciente pues no siente que su mundo interior se encuentre desorientado ni que pueda perderse en él, como ocurre con la improvisación. Con la creación tiene la posibilidad de expresarse en todo momento a través de la danza.
ALGUNOS BENEFICIOS DE LA DANZATERAPIA

 Libera el estrés.
La danzaterapia ofrece un espacio perfecto para liberar el estrés. Te permite mover tu cuerpo de una manera libre, soltar el peso psíquico que causan las emociones tóxicas, y participar en una actividad comunitaria.

Reduce la tensión muscular y alivia los dolores crónicos.

La danzaterapia trabaja a favor tu cuerpo, no en contra de tu cuerpo. Ayuda a soltar la tensión que se acumula en el cuerpo a causa de emociones tóxicas y traumas mediante los movimientos que sean naturales al cliente.
Ayuda a desarrollar respeto y estima hacia el cuerpo.

La danzaterapia no exige ningún tipo de cuerpo en específico ni ningún nivel de destreza física. Se basa en la aceptación del cuerpo tal como es. No impone moldes ni estándares corporales. En vez, ayuda a explorar la experiencia directa del cuerpo desde adentro, respetando la expresión individual de cada persona. Este ambiente de respeto hacia el cuerpo como la casa de tu alma nutre y fortalece la autoestima corporal.
Despierta un sentido profundo de bienestar.

 Uno de los principales beneficios de la danzaterapia para tu salud es el sentido profundo de bienestar que despierta inmediatamente. La danzaterapia toma en cuenta al ser humano en su totalidad: cuerpo, mente, emociones, espíritu y alma. Las personas que reciben danzaterapia  de danzaterapia se pueden sentir más conectados y armonizados a su yo y a su mundo.  
Es un ejercicio físico que beneficia la salud en general.

Al igual que el ejercicio, la danzaterapia ayuda a liberar endorfinas, aumentando de esta manera un sentido profundo de bienestar. Es un tipo de actividad física que incluye al cuerpo en su totalidad. Esta manera de ejercitar al cuerpo ayuda a balancear los ritmos biológicos del cuerpo, tales como la respiración, la circulación sanguínea y el sistema linfático.


Mejora la coordinación, el balance y movilidad.

Los movimientos espontáneos junto a los procesos psicoterapéuticos que se practican en la danzaterapia mejoran el funcionamiento físico. De acuerdo a varios estudios, la danzaterapia puede ayudar a la población de la tercera edad a mantener o mejorar su habilidad de caminar, moverse y evitar caídas
Fortalece la autoestima.

La danzaterapia puede ayudar a sanar las emociones tóxicas y los traumas que hieren la autoestima. Puede ayudar a desarrollar un sentido positivo del yo. También facilita la expresión creativa. Todas estas cualidades de la danzaterapia ayudan a que el cliente fortalezca su autoestima y confianza en sí mismo.

Ayuda a entablar lazos sociales.

Las sesiones de danzaterapia  casi siempre se realizan en grupo. Estos procesos colectivos mejoran la capacidad de cada participante a entablar y desarrollar relaciones.
Ayuda a expresar emociones y sentimientos.

La danzaterapia es un método psicoterapeútico que facilita la expresión de emociones y sentimientos mediante el movimiento y la danza. Estos técnicas corporales ayudan a que el cliente sienta, exprese y entienda las emociones que se esconden el subsconciente.
Apoya a las personas que se están recuperando de cáncer.

La danzaterapia podría beneficiar a las personas que se están recuperando de cáncer de numerosas maneras. De acuerdo a un estudio realizado en el 2005, la danzaterapia puede ayudar a las mujeres que se están recuperando de cáncer de mama a mejorar su autoestima corporal, calidad de vida y range de moción en los hombros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario