¿Bebo poca agua en el trabajo?

Esta es una reflexión que todos nos hemos hecho en algún momento u otro de nuestra carrera profesional. La voluntad por hacer bien nuestro trabajo nos lleva a veces a descuidar detalles de nuestra salud que pasan a ser secundarios. En otras ocasiones, el mismo ritmo de trabajo de la propia empresa provoca que no seamos conscientes del paso del tiempo y de las propias necesidades de nuestro organismo.
El agua en la oficina debería estar siempre presente, pues es el pilar principal de nuestra hidratación diaria. También influirán otros aspectos como la alimentación que llevemos en nuestro día a día y el control que ejerzamos sobre nuestra dieta.



En empresas pequeñas, ya sean micropymes o proyectos como autónomo, el tiempo es un lujo que no podemos desaprovechar para la viabilidad del negocio, es por ello que necesidades básicas como la hidratación o mantener una dieta equilibrada se convierten en un pequeño lujo.

“¿Cómo vamos a pensar en beber agua cuando nuestro negocio depende del momento a momento? Cuando no es una reunión es un email, y si no una visita comercial o un análisis de ventas del último mes”


*Imagen: www.adelgazarysalud.com


En este tipo de empresas pequeñas donde a menudo la empresa es tu propio hogar, una cafetería o el trayecto en autobús hasta las oficinas del siguiente cliente, mantener un rigor y tomar conciencia de la situación resultará clave. Existen multitud de posibilidades de obtener agua para la oficina, cuando no alternativas para llevarla siempre encima como por ejemplo con botellines reutilizables que vayamos rellenando a nuestro paso por casa o la oficina. Y es que a ciertos niveles no todo el mundo puede permitirse alquilar un despacho o una sala de co-working, pero lo que sí podemos y debemos tener presente es cumplir con nuestras necesidades más básicas de hidratación y alimentación.

En el caso de que trabajes en una empresa más asentada o de mayor tamaño, las posibilidades para beber agua en la oficina son múltiples y todas ellas efectivas si acabamos el día habiendo consumido valores cercanos a los recomendables. En esta línea, existen fuentes de agua gratuita o máquinas de vending que ponen a nuestra disposición agua a precios económicos. Incluso existen empresas que compran agua en botellines transportables y gratuitos para sus empleados. Esta vía es menos sostenible para el medio ambiente, pero para algún perfil concreto de trabajadores que requieran de unas mayores necesidades de desplazamiento como un equipo comercial puede ser una excelente alternativa.


Al final, lo que debemos buscar nosotros como empleados y la empresa como gestora de nuestro valor intelectual, es que demos de nosotros el máximo posible y aportemos un valor añadido tal que justifique nuestra contratación. Para ello debemos contar con todas las armas que estén a nuestro alcance, por lo que mermar nuestras condiciones físicas e intelectuales con una hidratación pobre o desequilibrada, así como con una alimentación no controlada, puede ser una pésima inversión tanto para nuestro futuro como el de la empresa.

Sobre el autor:
Roger Llorens, licenciado en Administración y Dirección de empresas por la Universidad Autònoma de Barcelona, completando sus estudios en la Linnaeus University de Suecia. Especializado en Marketing Online desde 2008, ha trabajado como diseñador de proyectos de posicionamiento web (SEO y Marketing de Contenidos), campañas en redes sociales para empresas y pymes (SMO – SMM) y estrategia online corporativa y comunicativa para varias empresas y startups


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada