Recetas baja en calorías para adelgazar

Estas recetas bajas en calorías no ponen en peligro el sabor. Ya sea que usted está tratando de adelgazar  o simplemente vivir un estilo de vida saludable, estas comidas, aperitivos, postres y bocadillos bajos en calorias seguros de que será un éxito.


Recetas bajas calorías

Comer sano y mantenerse en forma no tiene por qué significar renunciar a las comidas deliciosas. Utilice esta colección de platos bajo en calorías, sopas y postre para tomar el control de su salud y la punta de la balanza a su favor.

Omelette de guisantes bajo en calorías (200 cal.)



Ingredientes
  • 1 huevo.
  • 2 claras de huevo.
  • 2 cucharadas de guisantes.
  • 1 rebanada de queso bajo en grasas, cortado en cubos.
  • Aceite en spray.
  • Salpimienta a gusto.
Preparación
  • En primer lugar rocía la sartén con aceite en spray.
  • Bate el huevo y las claras de huevo, añade las arvejas.
  • Mezcla bien y vierte sobre la sartén caliente.
  • Una vez sobre la sartén, agrega el queso.
  • Una vez que veas que está cocida, con una espátula coloca una de las partes del omelette sobre la otra, hasta que veas que el huevo se ha coagulado totalmente.
  • Si lo deseas salpimienta a gusto.
Este omelette es ideal para una cena de no más de 200 calorías. Además se trata de una receta hiperproteica, que posee fibra para acelerar el tránsito intestinaly de una receta baja en calorías fácil de preparar.


Pasta corta con una salsa liviana y deliciosa




La pasta no tiene por qué estar prohibida en la dieta para perder peso, el secreto es usar los ingredientes adecuados.
Ingredientes:
  • 50 gramos de hélices o cualquier otra pasta corta
  • Un filete de 100 gramos de pechuga de pollo
  • Un calabacín
  • Media cebolla
  • Medio pimiento
  • Spray vegetal
  • Salsa de soya
  • Sal, pimienta y alguna hierba fresca picada
Preparación:
Hierve la pasta en abundante agua hirviendo con sal hasta que esté a punto. Pásala por agua helada para cortarle la cocción y reserva. Mientras tanto, saltea en un wok o sartén la cebolla cortada en pluma con el pollo en cubos y el calabacín y pimiento en tiras. Todo rociado con spray vegetal. Sobre el final de la cocción, añade un poco de salsa de soya. La idea es que las verduras no queden del todo blandas, mas el pollo debe estar cocido.
Sirve la pasta con el sofrito de pollo y calabacín, terminando el plato con sal, pimienta y alguna hierba fresca picada para darle un toque adicional. Perejil, cilantro, orégano, tomillo… Todas van de maravillas. Así, tendrás lista una receta light en cuestión de minutos.

Receta de sopa de pimiento rojo baja en calorías

  • 4 pimientos rojos
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2 jitomates
  • 2 cucharadas de albahaca fresca
  • 3 tazas de caldo de pollo o agua
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite vegetal
Preparación

En una olla caliente ponga un poco de aceite vegetal y sofría la cebolla y el ajo picados hasta que la cebolla adquiera una apariencia transparente. Añada el pimiento sin semillas y cortado en tiras delgadas junto con el jitomate picado, después de un par de minutos, agregue la albahaca picada y el caldo, tape la olla y cocine a fuego bajo hasta que los pimientos queden suaves.
Licúe los ingredientes hasta que se forme una pasta homogénea, cuele y vuelva a poner al fuego. Sazone con sal y pimienta, deje hervir y su sopa está lista para disfrutarse.

Postre bajo en calorías de ricotta y frutas

El requesón es un estilo de queso bastante magro, que aporta proteínas, bajo en grasas y que no le sumará demasiadas calorías a tu dieta. Puedes incorporarlo de diferentes maneras, como en este postre, donde se mezcla con frutas y otros ingredientes, para configurar una receta light sabrosa, fresca y original. Es cuestión de que lo pruebes y verás cómo se convierte en un habitual.

Postre de requeson baja en calorías.




Ingredientes:
  • 50 gramos de queso requesón o ricotta desnatado, preferiblemente 0%
  • Media taza de fresas
  • Media taza de melocotón en cubos
  • Media taza de kiwi en cubos
  • El zumo de una naranja
  • Una cucharada de miel
  • Stevia o endulzante permitido al gusto
Preparación:
Coloca el requesón o ricotta en un recipiente. Añádele el zumo de la naranja y la cucharada de miel; si te gustara un toque de canela, pues adelante. Bate bien hasta que te quede una especie de crema. Coloca en un recipiente todas las frutas cortadas en un recipiente, rociándolas con stevia o el endulzante que más te guste y unas gotas de zumo de limón. Mezcla bien.
Para terminar, no tendrás más que servir una porción de las frutas, junto con una de la “nata” de requesón. Así, tendrás un postre fresco, sabroso y perfecto para cualquier momento del día. Ni siquiera aporta demasiadas calorías como para no permitírselo y te ofrece un buen balance de ingredientes. Si prefieres una alternativa similar pero sin productos animales, sustituye el requesón por un tofu blando.

                                                                        






No hay comentarios:

Publicar un comentario